La decadencia de los 2 metros en Córdoba.

1016993_517323655007196_849258835_nSiempre he dicho que uno no se levanta una mañana y dice: me voy a hacer radioaficionado. Todos hemos tenido unos comienzos más o menos parecidos. Los mayores de 50 años ( como es mi caso) provenimos de la CB (a la que yo no he abandonado). Después de algunos años en 27MHz, a los que se nos metió la radio en la sangre evolucionamos y dimos el salto a las bandas HAM. Los menores de diez lustros se acercaron ya a la radio por otros medios además de la CB, como la VHF. Los equipos de VHF desde hace ya una década se han comercializado a precios casi igualitarios a los equipos de CB; esto unido a que tienen mejores elementos de comunicación, las antenas son menores y el amplio espectro de walkyes existentes en el mercado a precios que en algunos casos no superan los 50€, han sido determinantes para que los curiosos de esta afición, unidos a colectivos de taxistas, cazadores, vigilantes y un sin fin invadan sin el menor pudor la banda de 144-146MHz.

Los colectivos en sí, parece que tras algunas sanciones de TELECO han optado por pasarse a 446MHz en los ocho canales de uso libre proporcionados para estos casos y denominados PMR (Private Mobile Radio), y los que no lo han hecho (muchos taxistas), se han sacado el indicativo y así se han convertido en “radioaficionados ocasionales” que sólo usan la banda cuando están trabajando y para comunicarse entre ellos en frecuencias determinadas (eso si) que nunca abandonan. En Córdoba existen en la actualidad más de diez frecuencias ocupadas por estos colectivos. Estas frecuencias están escogidas a su antojo sin tener en cuenta la distribución de frecuencias de la IARU, por eso es fácil encontrarlos en zona de telegrafía, satélites y en algunos caso en zonas de digitales y próximas a entradas de repetidores.

 1477889_571852519554309_1842745910_nPero este problema no es más que la punta del iceberg, pues lo que peores consecuencias está teniendo en esta banda son los “intrusos” (que no pendientes) pseudo-radioaficionados sin los conocimientos necesarios para operar en estas bandas, y con un comportamiento barriobajero. A este tipo de “usuarios” yo los llamo Canuteros, pues en lugar de tener una estación de radio lo que tienen es un canuto para comunicarse entre ellos en una especie de red social. Estos Canuteros se apropian de frecuencias (también inapropiadas), trabajan con subtonos y se permiten y arrogan la propiedad de la frecuencia a la más mínima réplica que le hagas. No tienen reparo en decir tajantemente que nunca se van a examinar ni sacar el indicativo, hecho este que los diferencia de los pendientes, que siempre ha habido y habrá (y además no molestan y son receptivos a aprender) y que más pronto que tarde se sacan su indicativo.

Pero lo más grave de todo es que los Canuteros se mezclan y se siente apoyados por algunos “radioaficionados de bocadillo” que comparten con ellos sus “fechorías”. Esto si que es verdaderamente lamentable. Y esto está ocurriendo en Córdoba, sin que nadie ponga remedio a ello.1504004_587514174654810_1137320387_n

Lejos quedan los QSO,s nocturnos donde se pasaban hasta altas horas de la madrugada charlando de radio, de antenas y porque no, de temas cotidianos de la vida. La pérdida de valores que nuestra sociedad está teniendo en la actualidad ha llegado también a la radio. Es una lástima. Sería bueno que comprendieran que la banda de 2 metros no es un telefonillo; en esta banda se pueden trabajar desde satélites hasta transmisiones digitales, APRS, repetidores, CW, rebote lunar y un millar de modos y formas. Adjunto remito plan de bandas por si alguno se le ocurriera interesarse por el mismo por aquello del civismo, digo yo.

plan de bandas 144

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Comments are closed.